La Palabra 218

Hoy entramos en el tercer discurso en San Mateo: las parábolas sobre el reino de Dios. En este capítulo encontramos 7 parábolas de las cuales vamos a leer 3 durante estos tres domingos. La de hoy gira alrededor de la Palabra: y es la parábola del sembrador.

2sembrador

Es el mismo Jesús que explica esta parábola en la segunda parte. La semilla es la Palabra; el sembrador es Cristo; la tierra es el corazón del hombre. Y hay tres tipos de actitudes como recibir esta Palabra.

La Primera es el mismo camino o sendero. La semilla calle donde la misma gente camina. Es tierra dura, y por tal motivo es imposible para que la semilla brote. Este se refiere a la gente que tiene tapada sus orejas y su corazón. Se hacen indiferentes frente a las cosas de Dios. Es como poner doble ventana en una casa para que no se oye nada. El mal come fácilmente la semilla.

El segundo es la tierra pedregosa. La semilla brota pero no logra hacer raíces. La piedra se refiere a los que tienen un corazón superfluo. Quiere decir poca fe como escarcha. No hay profundidad. Como es difícil aceptar la Palabra de Dios hoy: dentro de la Iglesia decimos una cosa; afuera actuemos en otra forma. Falta de autenticidad. Somos como cohetes de vara.

La tercera es la tierra llena de espinos. Son aquellas personas que les interesa más las cosas mundanas y las riquezas. En la vida real, los espinos son la gula al poder; y el placer sin control. Dios para ellos llega en el último lugar.

Pero gracias a Dios, mucha semilla llegó a tierra buena. Y dio fruto… ¿Cómo estará mi corazón?