LA PALABRA 295

La historia de la Epifanía es la historia del mundo de hoy.

  1. El mundo sigue siendo un mundo de indiferentes. Mateo narra en detalle que nace Cristo en Belén. Pero al enterarse Herodes se sobresaltó él y toda Jerusalén. Pero nadie se atrevió de ir a visitarlo, ni siquiera los sumos sacerdotes, que sabían que el Mesías tenía que nacer en Belén. No les importaba. Tenían otras cosas que hacer.
  2. Es la historia del hombre en la búsqueda de Dios. Estos magos no fueron a un retiro. Dejaron todo, la comodidad de sus casas, recorriendo un viaje largo y porque supieron leer los signos de los tiempos. Su mirada era hacia arriba, mientras de los demás era en la riqueza del mundo. 
  3. Muestra que todos tenemos defectos y errores. La historia demuestra las fallas que tuvieron estos magos: fueron a parar con la persona menos indicada; pensaron que iban buscando un rey cuando en realidad era Dios; llegaron a Jerusalén y no a Belén. Pero supieron arreglar sus errores. El problema de la vida no es caer en el error, es el no poder cambiar de ruta.
  4. Al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Aunque se habían equivocado, supieron seguir caminando con fe y contentos que ahora si iban a encontrar la verdadera estrella. Preguntémonos: ¿cuales son las estrellas que nos guían por el buen camino en nuestra vida?
  5. Muestran su humildad no con palabras sino con gestos. Se arrodillan frente a un niño recién nacido y le dan regalos. No dicen ni una palabra, porque están enfrente a la Palabra. El silencio está en el asombro. Hoy entienden que están enfrente al misterio de la Encarnación.
  6. Herodes: muchos son los Herodes de hoy, que quieren engañar, destruir, envidiosos, que no comprenden que Dios no viene a quitar sino a DAR. Que confunden las cosas con consecuencias graves. 

En la Iglesia son 3 las epifanías que recordamos, domingo tras domingo. Hoy es la primera manifestación. Próximo domingo es el bautismo, y después la tercera epifanía sucede en Caná de Galilea, el primer milagro.

Navidad no termina. Cada vez que:

  • un niño tiene hambre y tu le das de comer: es Navidad
  • un joven te necesita para escucharlo, y tu le das tiempo: es Navidad
  • un enfermo está solo y tu lo visitas: es Navidad
  • un migrante toca su puerta y tu le das posada: es Navidad