La Palabra 166

En Betania encontramos a las dos hermanas: Marta y María. Y hay un invitado especial en la casa de ellas: Jesús. Las dos le tenían mucho respeto y cariño. Pero este amor lo demuestran en formas diferentes. ¿En qué consiste la verdadera acogida?

marta-maria-jesus

Diferencia de comportamiento entre hermanas.

Mientras Marta prepara la comida, María está escuchando a los pies de Jesús.

Marta puso como centro de su vida la cocina, mientras que María pone a Jesús como el centro, maestro e invitado.

Marta es “activa” y escoge de servir a Jesús, María es “contemplativa”, ofreciendo a sí misma.

Actitudes.

Marta pensó que María era haragana. Pero el modo como piensa Dios no es como nosotros juzgamos. La forma como Jesús le llama a Marta no es en realidad un regaño sino una llamada a la conversión. “Marta, Marta, muchas cosas te preocupan…”Marta_y_María

Marta estaba preocupada de muchas cosas menos del invitado especial. Es cierto que ella estaba preparando para servir al invitado, pero en vez de acercarse a Él, más se estaba alejando. Y el invitado, más que la comida, estaba esperando su corazón. Por eso Jesús le dice: “Una sola cosa te hace falta…”. En otra ocasión Jesús lo expresó en la siguiente forma: “No solo de pan vive el hombre…” y “Cielo y tierra pasarán, pero mis Palabras no pasarán”.

Juntando las manos de Marta con el corazón de María.

El verdadero discípulo tiene que juntar la acción de Marta con la oración de María. Hay que servir como Marta y escuchar como María. Pero el primer lugar siempre hay que darlo a Dios.