La Palabra 208

La Iglesia celebra este cuarto domingo de Pascua, el día del Buen Pastor o la jornada de oración por las vocaciones.

good2

El único pastor y Señor de la comunidad cristiana es Jesucristo. Por eso, la única manera de ejercer la pastoral, es haciéndolo como él la ejerció: como un servicio a la comunidad. Así lo leemos en las lecturas como los primeros cristianos lo hacían e igual San Pablo.

La Iglesia también necesita de organización. Pero en ella, no es la comunidad la que debe estar al servicio de la organización, ni al servicio de la autoridad. Es la autoridad, la que está al servicio de la comunidad.

Jesús se presenta como el “Buen Pastor”. Se define como “bueno” porque en su tiempo se habían presentado algunos profetas falsos. Jesús es el único guía que nunca nos engaña.

¿Cuáles son las cualidades del Buen Pastor?

good1

Cristo nos conoce personalmente en persona y a cada uno. Nos llama por nombre lo que quiere decir que pone interés en nosotros. En su mensaje por las vocaciones este año el Papa Francisco nos dice que Jesús camina “hombro con hombro” con nosotros. Él habla con nosotros, nos acompaña, vive con nosotros y en nosotros; y como caminó con los discípulos de Emaús, así camina con nosotros.

Jesús físicamente ya no está en la tierra. Subió al cielo. Para seguir su misión como Salvador y Buen Pastor necesita de colaboradores. Antes de subir al cielo dijo a sus apóstoles: “Vayan por todo el mundo y anuncien la buena nueva”. Los colaboradores tienen que ser personas consagradas que son capaces de darse completamente al servicio del reino como sacerdotes o como religiosos.

good3

Jesús está esperando que nosotros escuchemos su voz y que sigamos su camino. Jesús nos necesita. Jesús necesita de personas que son capaces de llevar el Evangelio a los demás con la predicación y con la caridad. Jesús necesita de discípulos misioneros capaces de compartir la alegría. Jesús necesita de personas que pasen haciendo el bien y que sean “Cristoforos”: llevar la luz de Cristo al mundo. Necesita de cristianos que después de haber encontrado el tesoro que es Jesús lo van a compartir con los que todavía no lo conocen.

En el mundo de hoy, se necesitan siempre de nuestras oraciones por las vocaciones.

Nos unimos hoy para orar para que el Señor envíe más trabajadores a su campo.