La Palabra 159

CorpusChristi

La Iglesia celebra dos fiestas a la Eucaristía: el jueves Santo recordamos el momento cuando en el cenáculo Jesús instituyó este sacramento. La 2º lectura de hoy, San Pablo nos hace recordar este momento repitiendo las palabras exactas del momento de la consagración. Luego, después de un gran milagro Eucarístico, empieza otra fiesta en 1264 para dar el culto a la adoración de la Eucaristía: lo que hoy llamamos CORPUS. Jesús camina por las calles como lo hacía en su tiempo. Y lo hacemos a través de una linda procesión. Como hizo María al caminar presurosa a la casa de Isabel, llevando a Jesús en su vientre.

papa-francisco-misa-corpus-christi

En esta fiesta la Palabra nos presenta el milagro de la multiplicación de los panes. Unas pocas reflexiones a la luz de este evangelio:

  1. Jesús Eucaristía sacia el hambre espiritual. Según Madre Teresa existen dos tipos de hambre. Cuando recibió el premio Nobel de la paz dijo: “La más terrible pobreza es la soledad y el sentimiento de no ser amado. La más grande enfermedad hoy en día no es la lepra ni la tuberculosis, sino el sentimiento de no ser reconocido. Hay más hambre en el mundo por amor y por ser apreciado, que por pan”. Madre Teresa decía que ella comulgaba dos veces al día. La primera en la Misa temprano, segunda vez cuando encuentra y ayuda a un enfermo. Todos sentimos esta hambre espiritual. Jesús Eucaristía es el que nos nutre para ya no tener esta hambre.
  2. Jesús Eucaristía es el corazón de la Iglesia. Como era el corazón de la multitud que tenía hambre. Un corazón siente el clamor de los demás. Los apóstoles querían despedir a toda la multitud. Pero Jesús pidió que se les diera de comer. Jesús es verdaderamente, realmente y substancialmente presente en la Eucaristía. Es el tesoro más grande de la fe de nuestros pueblos. Y sigue sintiendo el clamor de su gente.
  3. Jesús pide colaboración y por eso la Eucaristía es COMPARTIR.  Jesús antes de hacer el milagro de la multiplicación pidió un esfuerzo para conseguir algo. Y se consiguieron cinco panes y dos pescados. También hoy la Eucaristía sigue siendo el compartir de la comunidad que desde la pobreza traen los frutos de la tierra y en el altar el cielo y la tierra se encuentran.
  4. Con Jesús siempre hay abundancia. Sobraron doce canastos. La eucaristía es una abundancia de regalos que llamamos gracia. Muchos se han convertido frente a Jesús eucaristía. Uno de ellos era Andre Frossard, que su conversión la puede seguir en el siguiente pequeño video: