La Palabra 127

Si una Iglesia no sirve, no sirve para nada, los misioneros son una de las mejores expresiones de lo que Jesús nos anuncia en el Evangelio de hoy. Hoy celebramos el Domund y estamos rezando por toda la acción misionera de la Iglesia.

kike-figaredo

Un poco de estadísticas:

1. 17.5% de la población mundial es católica

2. Hay un solo sacerdote por cada 3 mil católicos. Hay casi 414 mil sacerdotes en el mundo, pero el número de religiosas va bajando mucho. En un solo año en Europa se bajaron en 9 mil las monjitas.

3. La obra social de la Iglesia es una de sus principales señas de identidad. Tiene un alcance global y una importancia básica para muchos países, también en los del primer mundo. En total hay 115.352 institutos de beneficencia y asistencia. Es  impresionante la obra social llevada a cabo por los miles de sacerdotes, religiosos y laicos a lo largo y ancho de los cinco continentes. Una presencia difícilmente igualable por otras organizaciones.

4. La importancia de los misioneros laicos sigue siendo clave en la Iglesia.  En el mundo hay actualmente un total de 362.488 misioneros laicos. 

Todo esto nos da una visión de una iglesia misionera que esta al servicio de los demás. Hoy el evangelio nos llama a servir. Y esta es la misión. Seguir a Jesús es compartir su cruz y caminar. Es lo que hacen a diario muchos misioneros en todo el mundo. El verdadero poder es el servicio, nos dice el Papa Francisco. Un cristiano que recibe el don de la fe en el Bautismo, pero que no lleva adelante este don por el camino del servicio,  se convierte en un cristiano sin fuerza, sin fecundidad. Se convierte en “un cristiano para sí mismo, para servirse a sí mismo”. Misión es servir.

2015-10-14 09.33.21

En la vida debemos luchar tanto contras las tentaciones que tratan de alejarnos de esta actitud de servicio. La pereza lleva a la comodidad: servicio a mitad; y al adueñarnos de la situación, y de siervo convertirse en patrón, que lleva a la soberbia, al orgullo, y a tratar mal a la gente. Vivimos la misión de la Iglesia con entusiasmo.