La Palabra 146

higo 1

Cuantas veces aquí en Guatemala escuchamos la expresión “dame otro chance“. Implica que uno necesita de una nueva oportunidad. ¿Será que Dios se decepciona de nuestras acciones? ¿O es muy paciente y toda misericordia? Vale la pena reflexionar la parábola de la higuera que se narra en el Evangelio de hoy. 

La higuera representa al ser humano, el dueño es Dios Padre y el campesino que trabaja la tierra es Jesús. Y lo que nos impacta de esta historia es que la higuera es solo ramas y no da fruto. El dueño fruta quisiera ver y no ramas secas. La higuera somos nosotros y que decepción cuando no sabemos dar fruto. Dios siempre nos envía para dar fruto y que este permanezca. “La fe sin obras es muerta”. ¿Como dar fruto? Estamos llamados a cumplir con las obras de misericordia.

higo 2

Lo bonito de esta historia es que el dueño le de “el chance” a la higuera. “Señor, déjala todavía este año“. Aquí miramos la paciencia de Dios y la confianza que tiene en el ser humano frente a nuestra pereza. En el salmo de hoy leímos: “El Señor es compasivo y misericordioso, lento para enojarse y generoso para perdonar“. Y este es el tiempo de gracia: la cuaresma. Es el tiempo “de oportunidad” para recuperar lo que he perdido; reparar lo que he hecho mal; regresar lo que he robado y remediar por el tiempo perdido. Es el tiempo oportuno de la conversión: CAMBIO DE MENTALIDAD. La cuaresma es tiempo de regar, arar, cultivar, abonar… (orar, celebrar, meditar…) y hacer presente la liberación allí donde está la vida: la familia, el trabajo, la oficina, la escuela, la parroquia, los vecinos, las instituciones públicas.

higo 3

Algunos piensan que las desgracias que ocurren es por ser pecadores o más culpables que otros. Pero Jesús nos dice: “Si ustedes no se arrepienten, perecerán de manera semejante“. Por eso todo esto lleva mucha responsabilidad. Si la higuera no da fruto, “el año que viene la cortaré“. Dar fruto es urgente. Estamos a mitad de la cuaresma: no hagamos más oídos sordos a la llamada de la Palabra.

¿Y cómo termina esta historia de la higuera? Bueno, depende de mi y de ti…..