La Palabra 141

En este año litúrgico empezamos a leer el Evangelio de Lucas. Después de meditar durante tres domingos tres epifanías de Jesús (los reyes magos, el bautismo y el primer milagro en Caná), hoy se presenta Jesús en la sinagoga con su plan de trabajo al empezar su ministerio. Un plan sencillo y corto. Ni es original (tomado de Isaías). Pero es un plan lleno de gracia conteniendo 5 puntos: “1-Me ha enviado para anunciar el Evangelio a los pobres, 2-para anunciar a los cautivos la libertad, 3-y a los ciegos, la vista, 4- para dar libertad a los oprimidos, 5-para anunciar el año de gracia del Señor”. Fue el sermón más corto de la historia. Solo para anunciar que todo esto se cumple en Él. Pero las consecuencias fueron grandes.

basura 1

¿Qué es lo que puedes descubrir hoy si fijes tus ojos en Jesús? Sigue siendo el hombre movido por el Espíritu, porque su vida está orientada por la fuerza y amor de Dios. Es un profeta de Dios dedicado a abrir nuevos caminos de encuentro, vida, y fraternidad. Su programa y plan de trabajo sigue vigente hasta hoy. Jesús no solo anuncia sino vive las obras de libertad.

Ahora nuestra mirada tenemos que fijarla en nuestra realidad. Y aquí  Jesús sigue caminando por las calles. La misma Palabra nos tiene que seguir iluminando entre tantas injusticias en las que vivimos en nuestra sociedad. Como en el tiempo de Esdras el sacerdote, y Nehemias el gobernador (primera lectura) quienes juntos se dedicaron a trabajar para fortalecer el amor a esta Palabra y ponerla en práctica en su comunidad. Como Pablo en la segunda lectura quien exhorta que aunque hay tantas carismas, el cuerpo sigue siendo uno y tenemos que ser fieles a esta Palabra. 

capitulofinalnehemias

Este año de gracia anunciado por Jesús lo podemos anunciar nosotros con más afán en este año de la Misericordia: pedimos el cambio de las estructuras opresoras que están causando que el !% de la población mundial tendrá más riqueza que el otro 99% en este año 2016 (según OXFAM).  “Todos nosotros, judíos y  griegos, esclavos y libres, hemos sido bautizados por un mismo Espíritu, para formar un solo cuerpo” nos recuerda la segunda lectura. Que cada uno asuma su responsabilidad en comunión con todos los hermanos, para que el bautismo común de todas las Iglesias cristianas, sea expresión viviente del programa de Jesús: el Reino de Dios.

poblacion-amasara-riqueza-resto-Oxfam_TINIMA20150119_0062_5