La Palabra 153

La proeza más famosa de Alejandro Magno fue la conquista de Persia. Fue la más difícil campaña militar, la marcha a través del desierto de Gedrosia, que culminó con un auténtico momento estelar de liderazgo. Esta travesía a través del desierto fue la prueba más dura que tuvo que sufrir el ejército.

alejandro-magno-cruzando-el-desierto-de-gedrosia

Dice la historia que la tropa se arrastraba bajo el calor infernal, y un soldado, aparece delante de Alejandro con un casco lleno de agua fresca, y este soldado ofrece el agua a su rey que estaba muriendo de sed a igual a todos los quince mil soldados. Alejandro espera a que los generales y soldados se percaten del hecho y movidos por la curiosidad, se acerquen. En este momento todos pueden ver lo que hace: él recibe el casco y derrama despacio el agua, ante los ojos atónitos de los presentes, y dice únicamente estas palabras: “demasiado para uno solo, demasiado poco para todos.” Este hecho se divulgó por toda la tropa, Alejandro había renunciado libremente al agua, se dan cuenta de que sufre igual que los demás. Este pensamiento levantó el ánimo de la tropa. Lo hizo públicamente porque sabía que todo comportamiento ejemplar que quiere poner de manifiesto una imagen de valor y motivar ha de ser vivido de forma visible. Así tenemos que ser los líderes de la Iglesia. Y así lo está haciendo el Papa Francisco con gestos de un Pastor que ama a su rebaño.

Hoy es el día del Buen Pastor. La Iglesia es el gran rebaño de Dios. Jesús es el verdadero Pastor de la comunidad, que está en constante relación con el Padre. A la luz de las lecturas de hoy podemos sacar estas ideas:

Cristo-Buen-Pastor-rcortado-retocado2

  1. Él  conoce a las ovejas íntimamente. Conocer a Jesús es un encuentro personal. La intimidad implica también respeto y de ser unidos de corazón y alma. Por eso Jesús es el guía que camina adelante y las ovejas siguen el camino del Pastor. No tienen que quedarse sentadas o pasivas. Caminando adelante, el Buen Pastor no solamente da dirección sino también protección. Caminar con ellas no implica paternalismo sino protección madura.
  2. Da la vida por ellas: El Buen Pastor tiene “olor a ovejas” y esta es la consecuencia de quien ama: entregar la vida por quien El ama. Jesús derramó su sangre como un cordero de Pascua. Tenemos el ejemplo del Papa Francisco quien hoy mismo llevó de la isla de Lesbos a tres familias de inmigrantes para vivir en el Vaticano como huéspedes.

web-7654323.  Ellas escuchan su voz. Hoy vivimos en un mundo que no quiere escuchar, porque estamos inmersos en la tecnología y en la bulla de un mundo que es como un mercado grande que ofrece de todo. Los seguidores de Jesús son aquellos que escuchan su voz, aquellos que están unidos recibiendo su Palabra y su persona. Y por eso hoy estamos orando por las vocaciones: para que más jóvenes pudieran escuchar la voz de Dios. La vocación nace en la comunidad y en la familia. La historia de una vocación siempre es una historia única. Puedes preguntar a mil sacerdotes porque llegaron a ser sacerdotes, y vas a tener mil respuestas diferentes e irrepetibles. Porque cada vocación es un llamado de Dios.

Podríamos terminar con esta breve oración al Padre:

Padre, necesitamos buenos pastores, que no piensen en sí;

Que se consagren enteramente al servicio de sus hermanos.

Necesitamos buenos pastores, que atiendan con predilección

A las ovejas débiles, desvalidas y necesitadas;

Que hagan suyas sus necesidades, sus quejas y sus esperanzas.

Necesitamos buenos pastores que cuiden a las ovejas enfermas,

Que pacifiquen a las enfrentadas y atraigan a las descarriadas.

Necesitamos buenos pastores. Amén.