La-Palabra-138

Dibujos-de-Reyes-Magos-para-imprimir-02

Un hombre, después de visitar el museo del Louvre en París, sale diciendo a su amigo que nunca en su vida había visto una colección tan bella de marcos en madera. Quizás lo que más apreció eran las cosas más insignificantes. Perdió de apreciar lo más importante: las pinturas famosas que engalanan este museo. Y quizás esto nos pasa en esta historia de la Epifanía. Nos quedamos en una historia de una estrella o de unos camellos, sin darnos cuenta del mensaje tan importante que lleva.

1. El Mesías nació y se manifiesta para todos. Los magos de Oriente representan a los paganos. Pero se llenan también de fe. No caminaron tanto tiempo solo por curiosidad, sino dieron cuenta que alguien importante había nacido: “venimos a adorarlo”. Vieron a Jesús tan frágil pero dieron cuenta que es el Hijo de Dios. No lo vieron haciendo milagros pero sabían que estaban frente a la misma divinidad.

epiphany-magi-icon

2. No comparten palabras sino gestos: se tiran al suelo, abren sus cofres y le den regalos. Quizás nunca se habían arrodillado, pero hoy frente a un niño se sienten humillados. Vieron al hombre en Dios y a Dios en el hombre. Aquel que ni en el Universo cabe, ahora está en un niño tan pequeño. Y por eso abren sus cofres para que le den lo mejor que traían: oro porque es Rey, incienso porque lo proclaman como Dios y mirra porque saben que es el Salvador.

reyes-magos-4

3. Esta fiesta nos llena de compromisos. Primero tenemos que buscar a Dios en nuestra vida a pesar de tantas dificultades que se den. El camino de los magos no era fácil; para encontrarse con Dios hay que luchar para entender la Verdad. El compromiso nuestro es de también saber ofrecer el oro a Jesús que es nuestra fidelidad; ofrecer el incienso que es nuestra oración y adoración; ofrecer la mirra que son nuestros sacrificios. Esta fiesta nos compromete de dar de conocer a Jesús siempre a los demás. De ser misioneros como los magos quienes regresaron a su tierra con la inquietud de dar a conocer a todos el mensaje de la salvación.

La Epifanía sigue hasta el final de los tiempos cuando Jesús se manifestará en su gloria. Y para esta epifanía estamos llamados nosotros.