La Palabra 95

Cuenta la historia que una puerta de madera estaba aburrida de solo girar 90 grados siempre en la misma dirección. Pidió a un señor que le quitara las bisagras que le tenía atada, para sentirse libre. El señor, quitándole las bisagras, puso la puerta a la pared. Allí se quedó, peor que antes, porque ya nunca más se movió.

puerta

Las primeras lecturas de los dos domingos primeros de Cuaresma nos han hablado de las alianzas que Dios hizo con Noé y con Abrahán, hoy se nos habla de la alianza con Moisés en el Sinaí y los diez mandamientos. Los mandamientos no son una atadura como las bisagras. Dios regaló los mandamientos al pueblo de Israel después de salvarlos de la esclavitud. No puso los mandamientos para esclavizar de nuevo a su pueblo, sino para darnos el nuevo sentido de la libertad. Los mandamientos no son fruto de un enojo de Dios, sino fruto del amor a la humanidad.

239439_460s

Jesús no anula los diez mandamientos, pero parece decirnos que no es su frío cumplimiento lo que nos acerca a Dios, sino el amor con el que hacemos las cosas. Por eso estamos invitados en esta Cuaresma de cumplir nuestra alianza con Dios, siendo conscientes que somos una Iglesia viva que sabe amar al prójimo. En un mundo que todo se compra, es este amor de Dios que nos da la gratuidad de ser amados.

http://videocatolico.es/templo-sagrado-salome-arricibita/