La Palabra 101

Una vez un joven muchacho, que estaba a punto de graduarse, contemplaba todos los días el hermoso auto deportivo en una tienda de autos. Sabiendo que su padre podía comprárselo, le dijo que ese auto era todo lo que quería. Como se acercaba el día de graduación su padre lo llamó para que fuera a su privado. Le dijo lo orgulloso que se sentía de tener un hijo tan bueno y lo mucho que lo amaba. El padre tenía en sus manos una hermosa caja de regalo.

Biblia-Regalo

Curioso y algo decepcionado, el joven abrió la caja y encontró una hermosa Biblia, con cubierta de piel y con su nombre finamente escrito en letras de oro. Enojado le gritó a su padre diciendo: “¿Con todo el dinero que tienes y lo que me das es esta Biblia?.” Salió de su casa y no regresó más.

Pasaron muchos años y el joven se convirtió en un exitoso hombre de negocios. Tenía una gran casa y una bonita familia, pero cuando supo que su padre, que ya era anciano, estaba muy enfermo, pensó visitarlo. No lo había vuelto a ver desde el día de su graduación. Antes de que pudiera partir a verlo, recibió un telegrama donde decía que su padre había muerto y le había heredado todas sus posesiones. Su corazón se llenó pronto de tristeza y arrepentimiento. Empezó a ver todos los documentos importantes que su padre tenía y encontró la Biblia que en aquella ocasión su padre le quiso obsequiar. Con lágrimas en los ojos, la abrió y empezó a hojear sus paginas. Su padre cuidadosamente había escrito: “Con un carro puedes recorrer muchos caminos, pero leyendo la Biblia irías en el mejor camino“. Mientras leía esas palabras, unas llaves de auto cayeron de la Biblia. Tenía una tarjeta de la agencia de autos donde había visto ese auto deportivo que había deseado tanto. En la tarjeta estaba la fecha de su graduación y las palabras: “TOTALMENTE PAGADO”.

papa

El evangelio de hoy nos narra que después que los discípulos de Emaús se les “abrieron los ojos y les ardía el corazón cuando Jesús les explicaba las escrituras“, Jesús aparece a los apóstoles y les abrió el entendimiento para que comprendieran las Escrituras. Tiempo de Pascua es tiempo de despertarnos también para valorar más la Palabra de Dios. Este es el punto clave.

La Biblia podemos escucharla en la liturgia eucarística. Apreciamos más la Palabra. Como San Pedro podemos decir: “Señor solo tu tienes palabra de vida eterna“.