La Palabra 155

El mundo lucha para encontrar paz. En Siria se trata de hacer una tregua: pero se despedaza cuando hasta atacan al hospital de Aleppo y matan al último doctor que trabajaba en este hospital. Saldo de más de 20 muertos. Migrantes tratan de cruzar el mar mediterráneo soñando un futuro mejor: pero resultan tragedias como los 400 muertos la semana pasada. Durante el 2015 murieron más de mil niños tratando de cruzar este mar.

aleppo

El político mexicano Benito Juárez calificó hace 150 años la paz como el respeto al derecho ajeno. Gandhi decía que no hay camino para la paz, porque la paz es el camino. Y Madre Teresa comentaba que la paz empieza con una sonrisa.

Gandhi-paz-dos-

Jesús vino al mundo a traernos la paz. Pero es una paz diferente “de como la da el mundo”. Es interesante que cuando nació en Belén, ninguno de los que lo visitaron dice alguna frase frente al niño. Se quedan en total silencio; menos los ángeles quienes cantan y ofrecen la paz a los hombres de buena voluntad. Frente a todo esto y a la luz de las lecturas de hoy podemos reflexionar:

  1. La paz es el fruto del Resucitado. Es lo primero que ofrece, pero la preparó desde cuando nació. El evangelio es parte del discurso de la última cena cuando Judás sale para traicionarlo. Pero Jesús ofrece paz: “La paz les dejo, la paz les doy”.
  2. La paz es don del Espíritu Santo. La encontramos en la 1º lectura de hoy en la disputa entre Pablo y los apóstoles que lleva al Concilio de Jerusalén. La cuestión se resuelve con la intervención del Espíritu Santo. Y Jesús lo promete a sus apóstoles: es él quien les enseñe todo.
  3. La paz es el fruto de la misericordia y del perdón. Es lo primero que uno quisiera tener en su vida. La vida de Jesús fue de perdón constante.jesucristo-señal-paz

En Italia, tras el asesinato del juez Borsellini por la mafia, uno queda impresionado cómo la viuda lo perdonó públicamente y hace una campaña entre miles de jóvenes mostrando el aspecto positivo de la vida. Las Brigadas Rojas asesinaron al profesor Bachelet, un catedrático universitario, muy católico, también en Italia. No era un político, lo mataron entendiendo que representaba esa sociedad que querían eliminar. Su hijo es sacerdote. Si asesinan al padre de uno de una manera vil, aunque uno sea sacerdote, reacciona. El hijo no sólo perdonó a quienes habían matado a su papá, sino que también los visitaba en la cárcel. Lo mismo hizo el Papa Juan Pablo II, hoy santo, con quien lo intentaba matar. Esta es la paz que Jesús trajo. La paz que da Resurrección. Y es fruto del Espíritu Santo.

Pope John Paul II,  Mehmet Ali Agca