La Palabra 119

Una de las enfermedades mas crueles de este siglo es la soledad. Es triste ver a tanta gente que es abandonada por sus seres queridos. A la luz del Evangelio de hoy podemos ver que también a Jesús mucha gente lo dejo en el abandono porque no podían aceptar su enseñanza sobre la Eucaristía. Jesús sintió la soledad en varios momentos de su vida ministerial. Quizás los momentos mas fuertes fueron durante la pasión cuando en el Getsemani Jesús reclamo a sus discípulos diciéndoles porque ni siquiera una hora podían pasar con el. Y en la cruz Jesús grita: Dios mio, porque me has abandonado….

Soledad-nota

Es curioso que la gente que abandona a Jesús, había sido alimentada hasta saciarse en el signo de la multiplicación de los panes y los peces, incluso había querido proclamarlo rey. A nosotros, como a los del tiempo de Jesús, nos gustaría más un Dios manejable y curandero.

jesus abandonado

Frente al abandono de la gente, es Pedro quien con libertad y lleno de fe proclama: Senor a donde iremos? Solo tu tienes palabras de vida eterna. Le pedimos hoy a Jesus para que tengamos la fe necesaria para poder aceptar su ensenanza, aunque a veces nos duela o estamos inconformes. Pero solo El tiene las palabras de vida eterna.