La Palabra 129

¿En que se reconoce a un bienaventurado?

banners-Todos-los-santos2013-esp

Al leer el sermón de la montaña en este Domingo vamos reconstruyendo la imagen de como tiene que ser la persona que quisiera alcanzar la santidad. Miramos unos ejemplos concretos:

Bienaventurados “los pobres de espíritu“: como vivió San Francisco de Asís, despojándose de todas sus cosas y vistiéndose de los valores del reino de Dios.

Bienaventurados “los mansos“: como Madre Teresa de Calcuta, quien con sus manos ayudó a los moribundos.

Bienaventurados “los que lloran“: como Santa Mónica quien lloró tanto para ver a su hijo Agustín llegara a su conversión.

Bienaventurados “los que tienen hambre y sed de justicia“: con este grito dio su vida Monseñor Oscar Romero por ser la voz de los que no tienen voz en El Salvador.

Bienaventurados “los misericordiosos“: el mensaje de Sor Faustina en Polonia que recibe tras la aparición de Jesús en su convento.

Bienaventurados “los limpios de corazón“: como han sido tantos niños declarados santos como Santo Domingo Savio, Laura Vicuña y los niños de Fátima.

Bienaventurados los que “trabajan por la paz“: así a sido la vida del Papa Juan XXIII y también de Juan Pablo II como instrumentos de paz para el mundo en tiempos difíciles.

Bienaventurados los “perseguidos por causa de la justicia“: los primeros mártires de la Iglesia derramaron su sangre por Jesús tanto que Tertuliano decía que la sangre de los mártires es semilla para más cristianos.

Communion of saints4

Estos cuadros de los bienaventurados o “beatos” implican que los santos también vivieron la alegría en el Señor. Sin duda que cada uno de los títulos por los que a algunos Dios los llamará “benditos”, se pueden aplicar a Jesucristo. Él es el Santo, el Bendito, el que nos ha mirado con corazón limpio, y se ha despojado de su rango, tomando la condición humilde de nuestra naturaleza. Jesús de Nazaret es el manso, el pacífico. Él ha padecido el juicio injusto, y ha sido perseguido hasta el extremo de ser condenado a muerte. En Jesucristo tenemos el modelo de santidad. 

Les invito de ver este vídeo: Cómo reconocer a un feliz – Todos los Santos, Ciclo B – YouTube.